Rafa Nadal está en proceso de rodaje, una especie de ITV que debe decirle en qué condiciones están sus rodillas después de casi dos meses y medio parado. Y los primeros kilómetros fueron positivos. Junto a Francis Roig, el técnico que le acompaña en el Masters 1.000 de Montreal y que no jugaba un partido en el circuito desde 1998, derrotó el primer día a la pareja serbia formada por nada menos que Novak Djokovic y Dusan Vemic por 7-5 y 6-4.

"Es genial volver y me divertí mucho jugando. Una victoria es una victoria y en dobles también es importante", resumió el número dos mundial, que anoche debía volver a jugar contra la pareja formada por el bielorruso Mirnyi y el israelí Ram. Lo que no se conocía al cierre de esta edición es su rival para el debut de esta próxima madrugada en individuales, ya que la lluvia retrasó el David Ferrer-Victor Troicki del que debía salir su rival.

La tormenta obligó a detener el Verdasco-Feliciano con 1-1, pero antes Juan Carlos Ferrero dio una exhibición. Ante Lleyton Hewitt, otro ex número uno, el de Onteniente demostró su recuperación endosándole 6-1 y 6-4 y encaminándose hacia Gael Monfils. "Tengo mucha motivación. Estoy al cien por cien porque he olvidado las lesiones de los dos últimos años", explicó Ferrero, que se metió en el torneo desde la previa.

Ferrero vs. Hewitt

En el décimo enfrentamiento entre estos dos ex números uno del mundo (6-4 ahora para Hewitt), triunfó la mayor agresividad de Ferrero que se impuso en una hora y 16 minutos, cortando la racha de las últimas tres victorias del jugador de Adelaida.

Ferrero, que viene de la fase previa, se enfrentará en segunda ronda contra el francés Gael Monfils, décimo tercer favorito, clasificado ya desde ayer lunes tras vencer al ruso Marat Safin.

Robredo tardó casi lo mismo para deshacerse de Bogomolov (75 minutos), que venía de la fase previa, y ahora se medirá con el alemán Philipp Petzschner